❊VENCE TUS INSEGURIDADES CON 7 RETOS ❊

3 Herramientas para amarte a ti mismo.

¿Amarte a ti mismo, acaso es algo que te enseñaron en algún momento de tu vida?, seguramente no.

Lastimosamente, el amor propio es algo que no nos enseñan en ningún momento de nuestra vida, ni en casa, ni en la escuela.

Incluso hay personas que creen que amarse a sí mismos solo es un invento de los psicólogos para sacarle dinero a sus pacientes, qué gran error.

En el transcurso de nuestra vida y desde nuestra experiencia hemos encontrado 3 herramientas para entender, aprender y practicar el amor propio.

Te las compartimos:

Conócete para amarte.

Amarte a ti mismo implica mucho más que conocerte.

Por eso la gran mayoría de personas no se conocen, no saben lo que quieren y mucho menos saben para dónde van.

Solo se limitan a vivir el día a día sin hacerse un auto-análisis para saber lo que está bien o está mal en sus vidas o al menos para saber lo que les gusta.

Creen que están haciendo las cosas bien cuando ni siquiera se han tomado el tiempo de conocerse.

Tranquilo, eso le pasa a la mayoría de personas y es completamente normal.

Esta parte es el principio de todo.

Funciona exactamente igual que cuando estás conociendo a alguien, tienes citas donde hablan y se hacen preguntas sobre sus vidas.

Lentamente y sin darse cuenta, ambos conocen la vida del otro, saben lo que le gusta y lo que no le gusta, posiblemente hablan sobre su pasado, presente y futuro.

Y en menos de lo que piensas, sientes que conoces desde siempre a esa persona y te preguntas, ¿Por qué no la conocí antes?.

O quizás te das cuenta de que no te gusta y prefieres no volver a salir con esa persona.

La diferencia en conocernos a nosotros mismos es que no podemos simplemente decir, no me gustó y no vuelvo a verte.

Conocernos a nosotros mismos implica aceptar que no todo nos va a gustar, seguro tenemos miles de peros, pero ahí es donde está la magia de la confrontación.

Confrontarnos, es conocernos y aceptarnos y si algo no nos gusta de nosotros mismos, simplemente lo podemos cambiar.

Por qué ese poder de cambiar no lo tenemos sobre las demás personas, pero sí lo tenemos sobre nosotros mismos.

Ejercicio de autoconocimiento

Un buen ejercicio de auto-conocimiento es hacerte ciertas preguntas y responderte con la mayor sinceridad posible.

Te dejamos algunas:

  1. ¿Me hace feliz el tipo de persona que soy?
  2. ¿Mi pareja me hace feliz?
  3. ¿El trabajo donde estoy me llevará a cumplir mis sueños?
  4. ¿Cuáles son mis sueños, metas y proyectos a corto, mediano y largo plazo?
  5. ¿Qué me gusta y qué no me gusta de mi vida?
  6. ¿Si pudiera cambiar algo de mí, qué sería?

Cuestiónate todo lo que vienes haciendo y pregúntate si realmente estás haciendo lo que quieres hacer y estás con quién quieres estar.

Esta “pequeña” cita contigo mismo será un paso gigante en el proceso de entender y conocer el amor propio.

Valórate y descubrirás lo que vales y mereces.

No es fácil entender esto del valor que tienes, porque nadie te lo ha enseñado y está bien tener ese desconocimiento, pero eso no quiere decir que así deba de ser siempre.

Si no entiendes mucho esto de valorarte, te lo vamos a dejar con un simple ejemplo:

Compras un televisor, eres consciente que acabas de hacer una inversión, así que procuras colocarlo en un lugar donde no se moje, no se caiga, etc., cada vez que limpias la casa también lo limpias y estás pendiente de los bajones de energía para que no se dañe.

Así mismo es contigo, tú eres la inversión y debes cuidarla.

Así como se le da valor a todo lo material que existe sobre la faz de la tierra, así mismo debes darte el valor a ti mismo.

Para aprender a valorarte primero debes conocerte, amarte y entender que no todo lo que llega a tu vida es necesariamente lo que mereces, sea bueno o malo.

Seguro eso que tienes ahora en tu vida no te llena ni te satisface, entonces ¿por qué aún continúa en tu vida?

Respétate para amarte

Respetarte es sinónimo de aprender a poner límites, no solo a los demás, sino a ti mismo como persona.

Y es el resultado de entender el amor propio, de saber que no puedes exigirle respeto a nadie si tú no te respetas.

No puedes permitir que nadie pase por encima de ti como si no fueras nada, y quizás en algún punto todos lo permitimos, pero estamos en la obligación de ponerle freno.

Te faltas al respeto cuando haces cosas que no quieres solo por complacer a los demás, cuando permites que otros decidan por ti, cuando crees en cosas que no quieres creer, solo por encajar y cuando no eres capaz de poner límites.

Que no te importe lo que los demás piensen, solo debe importarte como te sientas.

Respetarte te ayuda a evitar sentir dolor y decepción, exigir respeto es un indicativo a los demás que te amas y sabes lo que quieres y lo que vales.

El amor propio es lo primero que debes sentir para poder darle amor a otra persona, no puedes amar a nadie si no te amas primero a ti mismo.

Estas 3 herramientas son las que nos han ayudado a nosotros a amarnos sin medida y a siempre darnos prioridad antes que cualquier otra cosa.

Claramente, existen muchas maneras de entender y practicar el amor propio, y cada uno debe ir encontrando las que se adapten a su vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *