❊VENCE TUS INSEGURIDADES CON 7 RETOS ❊
vida pareja

Amor, viajes y mucha felicidad: Así es nuestra vida de pareja

Somos fans de las segundas oportunidades.

Versión corta

Legalmente, estamos separados, pero desde hace dos, cuatro años la vida, el destino y sobre todo el amor nos unió nuevamente. Después de 7 años de no saber nada el uno del otro nos dimos una segunda oportunidad, y aquí estamos compartiéndoles nuestras experiencias como pareja.

Nos reencontramos y decidimos vivir juntos los sueños que siempre tuvimos, así que nos dedicamos todo un año (2019) a viajar entre Asia y Europa.

Aprendimos mucho sobre nosotros, como pareja y cómo individuos, y eso fortaleció nuestra relación que entre todo ya lleva cerca de 16 años.

Al parecer la historia de nuestras vidas se volvió inspiradora para las personas que sé las contamos y eso es lo que nos ha animado a empezar este blog.

Versión larga

Nos conocimos aproximadamente hace 16 18 años, mientras estudiábamos, algo que no nos terminó gustando y del que desertaríamos en poco tiempo.

Por 6 años salimos, época en la que estudiamos las carreras que hoy en día ejercemos y en la que vivimos infinidad de momentos qué marcarían nuestras vidas para siempre.

Decidimos dar el siguiente paso y nos casamos, nos casamos dos veces (primero por lo civil y un año después por la iglesia). Solo un año nos bastó para darnos cuenta de que no estábamos preparados para ser esposos.

Así que sin más ni menos nuestra relación llegó a su fin, y fue justo ese momento donde descubrimos el verdadero significado del verbo suponer.

Después de una dolorosa, larga y triste separación comprendimos que el amor no era lo más importante en una relación de pareja, que hay cosas cósmicas más fuertes que están por encima de nosotros que en ese momento no comprendimos, así que dejamos que el destino hiciera lo suyo y lo aceptamos.

Quizás esa fue la manera más fácil de no afrontar las cosas como debíamos.

Durante los siguientes años ambos vivimos historias diferentes, conocimos personas que nos enseñaron a ver la vida con otros ojos y sí, también intentamos tener otras relaciones que cumplieran con nuestros “estándares” marcados por siete años de hábitos.

Por mi lado, me mudé a la capital de Colombia para un nuevo empleo que terminaría aburriéndome, pero que me daría las herramientas suficientes para empezar con un proyecto que cambiaría mi vida: mi propia compañía.

A Vivi le dieron un ascenso en la compañía para la que trabajaba, creció profesionalmente y viajó mucho.

Finalmente, decidió radicarse en los Estados Unidos, donde vive su familia.

Antes de Viviana mudarse decidimos vernos y hablar, <5 años después de nuestra separación> creímos que aún nuestro ciclo no se había cerrado.

Nos perdonamos todo el sufrimiento que nos habíamos hecho, lloramos y nos despedimos sin saber qué esa no sería la última vez que nos veríamos.

Lejos de pensar cualquier tipo de reencuentro, continuamos con nuestras vidas compartiéndonos emails amistosos, una especie de catarsis para sanar y sentir que todo estaba bien entre nosotros dos.

Un día descubrí que me sentía ajeno en el lugar y en la relación en la que estaba y tenía una fuerte sensación que algo me hacía falta, pero no sabía qué.

Trate de llenar ese vacío con viajes a lugares paradisíacos, me obligaba a permanecer donde estaba creyendo que sería algo pasajero; sin embargo, la sensación continuaba.

Con el paso del tiempo descubrí que aquel vacío, no era más que mi propio yo gritándome sin parar, tratando de hacerme ver que no era feliz en el lugar donde estaba, era mi propio yo tratando de salvarme.

Estoy seguro de que en medio del día a día y la tediosa costumbre todos terminamos perdiéndonos, y nos perdemos tanto de nuestra propia vida que nos olvidamos de quiénes somos, dónde estamos o para donde vamos, pero lo más importante es poder volver a encontrarnos.

Sí, y eso también le paso a Vivi, se perdió tanto que su único escape fue huir a otro país pretendiendo que su pasado se quedaría sin boleto de avión.

Claramente, la sensación de vacío reclamaba a gritos la felicidad que tuve cuando estaba con Vivi, así que entré en una lucha emocional, dando como resultado una decisión que cambiaría mi vida por completo.

Literalmente dejé todo, compre un boleto con destino a Miami para luego tomar el tren hasta New Jersey que tardaría más de 20 horas; esa parte de nuestras vidas se llamaría ansiedad.

Esto era parte de un viaje que apenas empezaba y que New Jersey era solo una parada estratégica para corroborar lo que aquel vacío me gritaba.

Después de más de 20 horas en un tren y de atravesar una parte de Estados Unidos, finalmente la Estación de Trenes de Newark sería testigo de nuestro encuentro que se había demorado 7 años.

No tengo palabras para escribir todas las sensaciones que tuve en ese instante, me imagino que a Vivi le paso lo mismo.

Eran tantos sentimientos que las lágrimas de felicidad brotaban naturalmente y el silencio lo explicaba todo.

Estuvimos 4 meses en Estados Unidos planeando nuestra nueva vida que incluía un año sabático o mejor dicho luna de miel sin boleto de regreso.

Mi sueño siempre fue conocer India y por ahí empezamos, el 06 de mayo de 2019 dejamos nuevamente todo y dimos un salto de fe en un nuevo estilo de vida que nos cambiaría la vida misma para siempre.

En esta nueva vida terminamos convirtiéndonos en nómadas digitales, lo que nos permitió y permite hacer lo que más nos gusta desde cualquier lugar del mundo.

Somos dueños de nuestro tiempo, de nuestras decisiones, de todo lo que hacemos o pensamos y esa libertad es la que más valoramos,

Estuvimos en India, España, Francia, Alemania, Turquía, Georgia (el país, no el estado) y nuevamente India para seguir a Tailandia.

Mientras íbamos a tomar un tren a Calcuta para luego tomar un vuelo a Bangkok, recibí una llamada de mi hermano informándome que a mi madre le había dado un infarto y que estaba en el hospital, de ipso facto nuestros planes cambiaron.

Claro, volver a Colombia desde India no es tarea fácil y menos rápida, fue toda una odisea y entre tuc- tuc, trenes, buses, aviones y taxis logramos llegar a tiempo para estar con ella, finalmente la operación salió bien y al día de hoy ella luce radiante y feliz como siempre.

Debido a la Pandemia nuestros planes de viajes se aplazaron y ahora estamos felices en Colombia escribiendo este Blog.

Seguiremos con nuestro estilo de vida remoto, movernos constantemente, ya está en nuestro ADN, así que estamos esperando que todo de alguna manera se normalice para volver a volar o rodar, ya que hemos decidido recorrer Colombia por carretera.

Si quieren ver fotos de nuestra travesía, algunos consejos y confesiones pueden visitar nuestra cuenta de Instagram.

Actualización:

Ya tenemos un viaje planeado que esperamos llegue el día con ansias. El 19 de septiembre salimos a recorrer parte de Suramérica en nuestro carro. Pasaremos por Ecuador, Perú, Bolivia y terminamos fin de año en Brasil. Esperamos ir a Argentina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *