❊VENCE TUS INSEGURIDADES CON 7 RETOS ❊

¿Cómo tener conversaciones difíciles con tu pareja?

Seguro en más de una oportunidad haz tenido que tener conversaciones difíciles con tu pareja y no sabes por donde empezar, cómo decirlo o incluso has sentido miedo de cómo va reaccionar tu pareja frente al tema.

Si esto te ha sucedido no te preocupes, esas conversaciones difíciles o incómodas con tu pareja no es algo que solo te afecta a ti, le sucede a la gran mayoría personas que deciden tener vida en pareja.

Sí, ya sé. No debería de existir ninguna conversación difícil o incomoda con nuestra pareja, pero la realidad es que si las hay y es más normal de lo que te imaginas.

Conoce 4 Conversaciones Incómodas que Tienes que Tener con tu Pareja.

Una conversación difícil generalmente incluye temas sensibles, delicados o incómodos que no sabemos cómo decirlos porque seguro nuestra pareja se molestará o no lo entenderá.

Hablar sobre finanzas, sexo, familia o límites seguro no es fácil y muy probablemente puede desatar todo un caos dentro de la relación que termina en discusión, malas palabras y una clara frustración de alguno de los dos.

Sin embargo, las conversaciones difíciles son necesarias para solucionar malentendidos, hablar de temas que son importantes que a largo plaza plazo pueden generar una crisis de pareja e y sobre todo a mejorar la comunicación.

Te vamos a dar 4 consejos que nos funcionan a nosotros a la hora de tener una conversación difícil:

Dejar el ego fuera de la conversación

La delgada línea entre una buena o mala comunicación es el ego.

El ego te nubla de la realidad y te priva de convertir conversaciones difíciles en conversaciones sanas que ayudarán a mejorar la relación.

No estoy diciendo que el ego sea malo, de hecho yo me considero bastante egocentrista, sin embargo hay ocasiones en las que entiendo que no me llevará a ningún lado y lo dejo por fuera.

Para poder manejar el ego en una conversación difícil debes entender que no eres ni tú ni tu pareja el problema, son los dos frente al problema.

No tomarse las cosas personales te ayudará a no sentirte atacado con cada palabra que dice tu pareja, por el contrario será de gran ayuda para que le des una perspectiva diferente a toda la situación.

Organiza tus ideas y ten claro lo que quieres decir antes de iniciar una conversación difícil.

Saber qué y cómo vas a decir las cosas es primordial para no divagar en medio de la conversación.

Es posible que a partir del tema principal se deriven otros temas, trata de anticiparlos para estar preparado y no perderse entre temas vagos que te desvíen de lo realmente importante.

Recuerda que no se trata de pelear o armar una gran discusión, míralo más como una oportunidad de conocer a tu pareja y saber qué piensa sobre el tema que quieres hablar.

Si es necesario escríbelo en un papel y organiza todo lo que piensas sobre el tema en orden de importancia.

Sé honesto contigo y con tu pareja.

Si en realidad quieres que la conversación difícil tenga éxito debes ser completamente honesto y no solo con tu pareja sino contigo mismo.

Sé directo, honesto y conciso sobre lo que quieres hablar, no trates de adornar tus palabras, porque es posible que a largo plazo te arrepientas que no haber sido sincero.

Si algo te molesta, te preocupa o si te sientes inconforme con alguna situación dilo.

Pero DILO. Eso le ayudará a tu pareja a entender cómo te sientes en la relación.

Recuerda que no todos percibimos las cosas de la misma manera y es muy posible que tú y tu pareja tengan una percepción completamente diferente de la misma situación.

Más que hablar, también debes escuchar.

Uno de los grandes problemas en una relación de pareja es la comunicación. Las personas piensan que comunicar es sinónimo de exponer todo lo que piensas y sientes y ya, pero en realidad una buena y asertiva comunicación también se trata de escuchar.

Escucha lo que tu pareja te quiere decir, pero no escuches para reaccionar, escucha para entender y comprender qué te están diciendo y procura ponerte en los zapatos de tu pareja.

Una conversación difícil puede ser todo un éxito cuando no solo hablas sino que escuchas lo que tu pareja tiene por decirte.

No busques excusas, ni culpables ni te victimices, eso no ayudará en las conversaciones difíciles.

Naturalmente como seres humanos estamos programados en buscar culpables para no asumir nuestra propia responsabilidad frente a ciertas situaciones.

Entonces es más fácil señalar, juzgar y hacernos la víctima, pero cuando tomamos ese camino lo único que estamos haciendo es alejarnos de una solución.

Una relación de pareja es de dos, por ende todo lo bueno y malo que sucede es y será culpa de ambos.

Así que asumir tu responsabilidad frente a ciertas situaciones es el primer paso para poder empezar una conversación difícil con tu pareja.

Ten una solución frente al problema

Pretender tener una conversación difícil con tu pareja sin exponer una solución lo único que generará será frustración y dejará un sin sabor que va a empeorar cada día.

El as bajo la manga es exponer el problema y exponer la solución, o al menos una posible solución, ya que entre ambos pueden llegar a una solución donde se sientan conformes.

Para resumirte, las conversaciones difíciles son necesarias para una relación avance, para que los involucrados crezcan como individuos y como pareja.

Las momentos difíciles solo podrán fortalecer la relación y ayudarlos a entender todo lo que el día a día les trae.

Recuerda que nunca será fácil, son dos mundos diferentes tratando de armar un mundo donde ambos se sientan cómodos.

Pero es importante que tu pareja sepa qué piensas y cómo te sientes.

Consejo final

Las conversaciones difíciles o incomodas nunca van a desaparecer solo por no mencionarlas, por el contrario con el tiempo van a empeorar porque se van a ir acumulando muchas otras cosas.

Identifica cuáles son esas conversaciones difíciles que no puedes tener con tu pareja y trata de profundizar en el porque se tornan difíciles, qué están representando en tu vida o en la de tu pareja.

Si lo tuyo es una relación sana, estable y a largo plazo entonces vete preparando para tener conversaciones difíciles, pero necesarias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *