❊VENCE TUS INSEGURIDADES CON 7 RETOS ❊
vida pareja

El amor no todo lo puede

Reducir una relación de pareja al, el amor todo lo puede es como quitarle todos los ingredientes a una receta y esperar que solo un ingrediente haga todo el trabajo.

Cuando hablamos de que el amor no todo lo puede, existen frecuentes preguntas con la que nos encontramos en nuestras redes sociales:

«¿Entonces qué es lo más importante?»

«¿Cómo puedo mejorar la relación con mi pareja?»

«¿Por qué si hay tanto amor no podemos entendernos bien?»

Cuando iniciamos una relación estamos tan enamorados que nos bailaban las mariposas por el estómago, y estamos tan convencidos que creemos ingenuamente que el amor es suficiente para mantener nuestro idilio.

Tenemos la idea de que todos esos pequeños «defectos» que vemos entre nosotros durante las primeras etapas de nuestra relación pasarán así como por arte de magia y sin afectar nuestro sueño de amor. 

Desafortunadamente, en muy poco tiempo se logra ver la realidad, y especialmente cuando vivimos juntos, que aquello que era tan insignificante al principio empieza a volverse más grande, molesto y más difícil de aceptar.

Podemos citar muchos ejemplos como eso de «ir dejando la ropa tirada por todas partes» o «irse de rumba con sus amigos sin incluirme y sin avisar», entre muchos tantos, empiezan a ser situaciones muy desagradables que desencadenan conflictos, discusiones y momentos de mucha tensión entre las parejas.

Y esto sumado a otras situaciones, al final rompen con nuestra vida en pareja y tan solo en unos cuantos meses ya será otra historia de amor con un final muy triste.

¿Será falta de experiencia, madurez o responsabilidad?

En posible que no se tenga la experiencia y madurez necesaria para asumir con responsabilidad estos retos de la vida en pareja y con facilidad nos rendimos.

Pero debemos tener en cuenta que la vida en ocasiones nos da una segunda oportunidad, ya sea de asumir con madurez la relación y sacarla adelante o pasar amargos momentos y aceptar lo inevitable.

En este punto es cuando nos aferramos a lo último que nos queda, el amor; y nos mentimos descaradamente con un “el amor, todo lo puede” o peor aún “la esperanza es lo último que se pierde”.

Por eso hoy queremos afirmar que el amor no todo lo puede en una relación de pareja y que debemos ser conscientes y ver el amor desde la cruda realidad, sin romanticismos, y mucho menos tomando como ejemplo las películas de Disney.

El amor sí o sí debe tener límites

Cuando estamos compartiendo con nuestra pareja por primera vez, inconscientemente rompemos nuestros propios límites solo por el hecho de complacer al otro.

En su momento, no tenemos en cuenta que en toda relación de pareja, además del inmenso y muy hermoso amor que existe, hay derechos y responsabilidades, la relación de pareja tiene límites naturales que se deben respetar al momento de compartir con otra persona. 

Se espera que adicionalmente existan acuerdos previos donde hemos negociado algunas situaciones con el ánimo de no afectar la relación.

Tener acuerdos y respetarlos en muchos frentes de la vida de pareja la hace más llevadera, temas como el dinero, la comunicación clara y oportuna, los espacios para estar con sus amigos sin la pareja y el sexo, son acuerdos más que necesarios para generar confianza, tranquilidad y así no le dejamos todo tan solo al amor.

Adicionalmente, para aprender a poner límites a nuestra pareja, primero debemos conocer nuestros propios límites y esto está ligado directamente con el amor que sentimos por nosotros mismos.

No justifiques las malas acciones de tu pareja con “el amor todo lo puede”

En muchas ocasiones nos “tragamos el sapo” y dejamos pasar malas acciones de nuestra pareja con el argumento de que “el amor lo puede todo” sin saber que esto pronto se va a convertir en un problema serio para la estabilidad de la relación.

¿Qué va a pasar? 

Viene la discusión, el disgusto y terminamos en un bucle, pelea tras pelea y reconciliación, tras reconciliación, obvio, sin darte cuenta, esto se convierte en el pan de cada día donde uno es la víctima y el otro el victimario, pareciera un juego de roles.

Dejamos de preocuparnos por resolver de raíz el problema porque ingenuamente pensamos “pronto pasará” o nuevamente “el amor todo lo puede” y peor aún sin tener claro que por más amor que se tenga por la pareja está debe respetar unos límites que son esenciales para mantener la relación.

Este balance permite que una relación sea sana y feliz.

Por eso es importante aprender a ser conscientes de nuestros deberes y obligaciones del uno para con el otro y de tener bien administrados estos temas. 

Adicionalmente, ninguno en la pareja debe permitir temas que no son propios o justos en la relación con la justificación de que el amor lo puede todo, es un gran error que no debemos permitir.

Amarte antes de amar

Ya debe sonar familiar en nuestras publicaciones y es uno de nuestros lemas.

Primero debes saber quién eres, qué quieres, definir tus objetivos y luego sí pretender compartir tu vida con otra persona, pero las personas promedios hacen lo hacen al revés.

No se conocen, no saben lo que quieren ni mucho menos para dónde van y se meten en relaciones que inevitablemente van a ser fallidas a corto, mediano o largo plazo. 

Es fundamental cada uno como persona tener claro sus propios límites, debes saber hasta dónde llegas y si por amor vale la pena tolerar o no cosas que tu pareja te obligue a vivir.

Es que simplemente hay situaciones dentro de una relación de pareja que son inaceptables y que NO se deben normalizar, pero por amor preferimos hacernos los de la vista gorda y eso no es conmigo, no me afecta o él o ella cambiará.

El amor NO es sinónimo de sacrificio

Es muy común que las personas piensen que por el amor que le tenemos a nuestra relación entonces debemos estar en un constante sacrificio y es nuestra obligación cargar con los traumas y problemas no resueltos de nuestra pareja.

No, eso está muy lejos de lo que en realidad es o debería ser una relación de pareja sana, pero en otro artículo les hablaremos sobre las relaciones sanas.

Entrar en este trance donde creemos que el amor es sinónimo de sacrificio es cuando nos perdemos la oportunidad de tener una bonita relación, de conocer el mundo de nuestra pareja y obviamente de vivir momentos únicos y hacerle homenaje al sublime amor.

Consideramos que es un balance entre actuar desde lo consciente y ser responsable de reconocer a la otra persona como lo que es realmente, un ser humano lleno de virtudes que tiene su propio mundo y que merece todo nuestro respeto, que debemos conocer y mantener los límites y darle todo nuestro amor.

Conclusión

Debemos tener claros el rol que jugamos cada uno dentro de la relación de pareja, al igual que los deberes y responsabilidades.

Si tanto decimos amarnos, no podemos ser tan insensatos de pensar que “el amor todo lo puede” y que nuestra relación será como un caucho que lo resistirá todo.

Recuerda y trabaja en acompañar el amor con la hermosa comunicación asertiva, los acuerdos sensatos que estén alineados a los límites de cada uno y que les permita construir una relación de pareja basada en el respeto del uno por el otro.

Si sientes que algo parecido te ha sucedido, déjanos tus comentarios, las experiencias compartidas de toda nuestra comunidad nos ayuda a ver las cosas desde otra perspectiva, a crecer como personas y obvio como pareja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *